Si obviamos las lesiones traumáticas, en ciclismo la mayoría de lesiones se ocasionan por sobreuso, presentándose especialmente en rodilla (23-50%) y zona lumbar (46%) ya sea en forma de dolor o lesión (recuerda que dolor no siempre indica daño en las estructuras).

Para prevenir este tipo de dolencia tenemos que tener en cuenta características biomecánicas, como la posición que adoptamos en la bicicleta, la técnica de pedaleo… así como características de nuestro entrenamiento, siendo especialmente importantes el volumen y la intensidad, aunque el descanso también puede jugar un papel muy importante.

Con respecto al dolor debes entender que no existe una relación causa efecto entre lesión y dolor, ya que estudios han demostrado que pueden existir tejidos dañados sin que se manifieste con dolor y por el contrario, pueden existir manifestaciones de dolor, que no presenten ningún daño estructural cuando son evaluadas.

Con todo esto en mente vamos a ver como un estudio biomecánico y el control de la carga de entrenamiento pueden ayudarte a eliminar ese dolor o lesión que te impide disfrutar de tu deporte favorito.

Hasta el 85% de los ciclistas pueden llegar a desarrollar una lesión por sobreuso a lo largo de su vida deportiva, algunos incluso varias.

  • El dolor anterior de rodilla, se relaciona con condromalacia, tendinitis rotuliana, síndrome iliotibial o tendinitis del isquiotibial.
  • En los dolores de la parte alta de la espalda (trapecio, cuello…) el causante suele ser la compresión del nervio braquial, por una larga activación del trapecio.
  • Los adormecimientos de manos, también suelen estar asociados a la compresión del nervio cubital, debido al exceso de presión en muñecas y manos.
  • El adormecimiento de la zona genital suele estar asociado con la oclusión de la arteria cavernosa.
  • El dolor lumbar suele ser de origen multifactorial, comúnmente puede asociarse a debilidad en toda la musculatura que estabiliza la columna especialmente a los erectores espinales, así como al resto de los músculos que conforman el comúnmente conocido como CORE. En algunos casos el dolor puede deberse a la compresión de las raíces nerviosas, a causa de la protrusión posterior del disco intervertebral.

Un estudio biomecánico basado en la cinemática (medición de los movimientos articulares mientras pedaleas) es imprescindible para la valoración exhaustiva de las causas de estas dolencias o lesiones, ya que nos permite conocer los mecanismos por los cuales una estructura se está viendo sometida a una sobrecarga excesiva para la que no está preparada.

Además, la biomecánica nos aporta otra vía para atajar este tipo de lesiones y dolencias. Mediante de la técnica de pedaleo, podemos reducir las fuerzas compresivas de la rótula de manera efectiva, por ejemplo incrementos de cadencia de pedaleo hasta a las 90-100 rpm.

En cuanto a la carga de entrenamiento, el ratio carga aguda/carga crónica, es una herramienta muy útil para saber que carga de entrenamiento podría o no podría asimilar tu organismo, evitando así lesiones por sobrecarga debido a una mala gestión de los entrenamientos.

¿Quieres saber más acerca de las biomecánicas y sus beneficios?

El próximo día 2 de febrero tendremos un taller sobre el tema, las plazas son limitadas y gratuitas, además habrá un detalle para los asistentes. No lo dudes reserva tu plaza en el siguiente enlace: